in ,

En la Comuna 1 de Medellín hay explotación sexual en menores, según El Colombiano.

La explotación sexual inquieta en la Comuna 1, sobre todo, una modalidad que ya se conoce como la «venta de la virginidad» de las adolescentes por parte de integrantes de las bandas criminales.

Así lo denuncian algunas organizaciones sociales, entre ellas la Corporación Convivamos, pues aunque no tienen datos sistematizados, afirmó Clara Ortiz, coordinadora del Área de Niñez de esa entidad, los líderes de estos barrios les han informado de esta situación.

«La venta de la virginidad es uno de los elementos. Hay otras chicas que ya están reclutadas, que están a la caza de otras que no han iniciado su vida sexual. Los actores armados las piden cada vez más jóvenes. No hay límite a esa perversión».

El fenómeno ya ha generado desplazamientos en la zona. Según la Agencia de Prensa del Instituto Popular de Capacitación (IPC), a mediados del año anterior, tres jóvenes de esta Comuna 1 debieron salir de sus barrios ante su negativa de continuar indagando por otras compañeras que pudieran vender su virginidad.

Isabel Cristina Martínez, de la Unidad de Derechos Humanos de la Personería de Medellín, confirmó que en términos generales sí se presenta un incremento de las violencias sexuales perpetradas por combos y bandas.

La mayoría de quejas interpuestas por mujeres ante esta institución son de la Comuna 13, seguida por la 1, que incluyen desplazamiento forzado por ese tipo de abuso.

Según datos de la Fiscalía, citados por esta funcionaria, en el primer trimestre de este año se elevaron 437 denuncias por delitos sexuales, el 69 por ciento son de menores de 14 años. Y entre enero y mayo, Medicina Legal realizó 521 dictámenes sexológicos por presunto delito sexual, 450 a menores de edad. Incluso, 387 tenían menos de 14 años.

En la Corporación Convivamos, que le hace seguimiento al tema de explotación sexual en la Comuna 1, les preocupa ver a las jóvenes los fines de semana subirse a autos lujosos y a los miembros de las bandas criminales aprovecharse de sus carencias económicas.

Vía ElColombiano.com