in

Honk Kong criticó manejo dado a crisis de rehenes en filipinas.

El líder hongkonés, Donald Tsang, criticó el lunes el manejo de una crisis de rehenes en la capital filipina, donde murieron siete turistas de Hong Kong luego de que comandos policiales tomaran por asalto el autobús en que estuvieron secuestrados por más de 10 horas.

Un hombre, identificado como el ex capitán de policía de 55 años Rolando Mendoza y armado con un rifle de asalto M-16, retuvo a 15 turistas como rehenes en un camino hacia el mayor parque de Manila durante la mañana.

Dos rehenes más resultaron gravemente heridos.

«Esto es muy lamentable», dijo Tsang, quien estuvo cerca de llorar, durante una conferencia de prensa. «La forma en que fue manejado, particularmente el resultado, lo encuentro decepcionante», declaró.

Otros en Hong Kong reaccionaron conmocionados y algunos con enojo tras lo que pareció una operación de rescate inefectiva, con miles de personas atentas a la cobertura televisiva del drama de los rehenes.

Los incidentes de rehenes son extremadamente inusuales para los residentes del centro financiero y ex colonia británica que volvió a estar bajo el dominio del Gobierno chino en 1997.

Comandos policiales rompieron las ventanas del autobús antes de que se escuchara un tiroteo y el conductor del vehículo fuera visto correr y alejarse del lugar.

Los comandos luego lucharon reiteradamente por ingresar al autobús por más de media hora. Durante la operación se escucharon más disparos, provocando un repliegue de los comandos. Luego de casi una hora, el secuestrador murió y los rehenes que quedaron vivos fueron liberados.

«Esta es una tragedia y una farsa», dijo Kevin Chan, un residente de Hong Kong. «¿Por qué les tomó tanto tiempo ingresar al autobús? No están bien disciplinados y entrenados. ¿Están locos?», declaró.

Otro residente de Hong Kong, Sunny Ho, dijo que las cosas pudieron ser manejadas mediante negociaciones más calmadas en vez de a través de la fuerza bruta.

«Es realmente trágico, la policía y el Gobierno filipinos son totalmente incompetentes. ¡El Gobierno debería haber aceptado la petición del hombre armado y rescatar a las personas primero!», declaró Ho.

Un conjunto de rehenes, entre ellos tres niños, fue liberado anteriormente.

«‘Espero que el Gobierno de Filipinas pueda darme un informe completo de lo que ocurrió», señaló Tsang.

MANILA / HONG KONG
(Reuters)