in

Jorge Eliécer Mendoza se suicidó después de tener a su esposa como rehén.

Un hombre de 55 años que mantuvo durante varias horas del domingo como rehén a su compañera sentimental, se suicidó hacia la medianoche.

Crisbel Jarlud Paquiguegue, de 22 años, quien había sido herida con un disparo en la cabeza por su pareja, se recupera en la clínica de Los Remedios.

El caso se registró en la Calle 48 con 14, en la comuna 8 del barrio Chapinero, en el nororiente de Cali. Hasta allí llegaron miembros de la Policía Metropolitana para tratar de convercer al hombre, identificado como Jorge Eliécer Mendoza, de que entregara el arma de fuego con la que intimidó desde las 5:30 p.m. a su esposa.

De acuerdo con las versiones de la Policía, Mendoza aseguró estar deprimido porque su mujer lo iba a abandonar, razón por la cual llamó a su amigo y ex cuñado para comentarle que algo malo había hecho.

“Lo noté triste pero no imaginé que iba a tomar esa decisión”, contó el hombre, quien pidió mantener en reserva su identidad.

Por su parte, uno de los policías que participó en el operativo, reveló algunos detalles del secuestrador.

“Es un hombre que tiene una tienda y al que la gente conoce como una persona calmada. El problema es que la joven que convivía con él le dijo que se iba de la casa. Hay vecinos que informaron que el hombre encerraba a la muchacha”, contó.

Los esfuerzos de la Policía se centraron en negociar con el hombre y evitar que le hiciera daño a la mujer o que acabara con su propia vida. Sin embargo, los esfuerzos fueron infructuosos porque Mendoza se propinó un tiro en la cabeza, justo antes de que ingresaran los policiales. La señora fue sacada en una ambulancia herida.

Así lo confirmó esta madrugada el general Miguel Ángel Bojacá, quien confirmó que la pareja tenía una niña de tres años, a quien unos vecinos lograron salvar para evitar que hiciera parte de este triste final.

Previamente, vecinos habían indicado que se escucharon algunos disparos en la residencia.

“Dispusimos de un amplio operativo y de la presencia de paramédicos en caso de una urgencia. Este tipo de hechos alarman a la gente y requieren de mucha pericia para persuadir al hombre y evitar que el desenlace sea fatal”, comentó el coronel Javier Espinosa, comandante de la Sijín.

Según Bojacá, «los vecinos afirmaron que esta situación se debió a la falta de convivencia con su pareja, pues ya habían tenido problemas anteriormente y hace cinco meses que no convivían juntos».

El comandante de la Policía también manifestó que algunos familiares dijeron que Mendoza hace diez años había intentado suicidarse también por problemas con su anterior pareja, con la que tuvo una hija que ahora tiene 17 años.

Vía ElPaís.com.com