in

Laura Acuña deja de ser el «dolor de cabeza» de sus suegros.

Mucho se ha rumorado sobre la relación de Laura Acuña y Rodrigo Kling luego de su matrimonio,  uno de los chismes más sonados fue  que sus suegros no se entendían muy bien  con ella.

Al parecer eso ya quedó atrás y ahora se presume que la presentadora esta mejor que nunca no solo en la relación con su esposo si no con los padres de este.  Según la revista 15 Minutos la pareja se mudará a la hacienda de la familia  de Rodrigo, para que allí vivían todo  su idilio y disfruten los mejores momentos en pareja.

Todos los arreglos que se le van a realizar a la casa ubicada en la Calera estarán a cargo de Laura y su esposos quien dejó de trabajar no solo para estar a cargo de las reparaciones si no para abrir su nuevo negocio de joyas especializadas en esmeraldas.