in

Lluvia de acusaciones marcan la recta final de la campaña electoral en Brasil

La campaña electoral para las elecciones de octubre en Brasil subió de tono el sábado, luego de que el presidente Luiz Inacio Lula da Silva criticara al postulante socialdemócrata José Serra por inaugurar obras de las que no habría participado, al tiempo que el opositor acusó al gobierno de acercarse a «dictadores, fascistas del siglo XXI».

A horas del tercer debate el domingo entre los candidatos que encabezan las encuestas y con la oficialista Dilma Rousseff colocada adelante y con posibilidades de ganar en primera vuelta el 3 de octubre, la oposición subió el tono de los ataques, al tiempo que el popular presidente multiplica apariciones en defensa de su candidata.

Lula acusó el viernes a Serra de hacer discursos hasta en inauguraciones de obras en las que no participó.

Lula recordó, según declaraciones reproducidas por el diario O Globo, un evento en el que fue a «recibir las primeras 600 ambulancias del Samu (servicio público de emergencia móvil)» en una ciudad del interior del estado de Sao Paulo.

«Y ahí estaba el ex gobernador de Sao Paulo que incluso hizo un discurso» el 23 de marzo pasado, añadió el mandatario. «¿Cómo es que usted inaugura una cosa en la que no puso un centavo?», criticó el mandatario.

En días de poca actividad pública por el nacimiento de su primer nieto el jueves, Rousseff, y también el mandatario, fueron blanco de fuertes críticas por parte de Serra, que intenta acortar la diferencia en los sondeos.

En un diálogo individual con periodistas y lectores del diario O Globo, Serra dijo que si llega a la Presidencia, «Brasil ya no tendrá cariño y amistad por dictadores, por fascistas del siglo XXI».

Serra, que ha criticado reiteradamente en esos términos la política exterior impulsada por Lula de acercamiento a Irán, también atacó la defensa que el actual gobierno hace del ingreso de Venezuela al Mercosur.

«Venezuela entrando en el Mercosur es una broma», añadió.

Serra ha abogado por reformular el Mercosur para que permita tratados de los países miembros (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, más Venezuela en proceso de adhesión), con terceros países, al tiempo que Rousseff propone una continuidad del actual camino de integración escogido por el bloque regional.

El postulante socialdemócrata, ex gobernador de Sao Paulo de 68 años, volvió a reiterar que por las fronteras de Brasil con Paraguay y Bolivia ingresan armas y drogas.

Segundo en las encuestas con 27% de las intenciones de voto, 23 puntos porcentuales por detrás de Rousseff que impulsada por la popularidad de Lula alcanza 50% de las preferencias y estaría entonces venciendo en primera vuelta, Serra fue criticado durante la campaña por no atacar más duramente al actual gobierno, que tiene 80% de aprobación popular.

La campaña atraviesa una fase de duras acusaciones y críticas, en medio de un escándalo por violación del secreto fiscal de integrantes del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB) de José Serra y algunos de sus familiares, del que la oposición acusa al gobernante Partido de los Trabajadores (PT).

Serra incluso intentó, infructuosamente, impugnar la candidatura de Rousseff ante la justicia electoral.

La última encuesta Datafolha encomendada por el diario Folha de Sao Paulo y divulgada el viernes, determinó que Dilma Rousseff, quien fue nominada por Lula para ser candidata del PT, tendría si la elección fuera hoy 56% de los votos que serían contabilizados para determinar el resultado de la elección (esto es, de los sufragios emitidos en favor de alguno de los candidatos presidenciales, sin incluir votos en blanco y anulados).

Con ese resultado, no habría segunda vuelta en las elecciones presidenciales en Brasil, y la ex jefa de gabinete de Lula se alzaría con la victoria en primer turno y una fuerte coalición de apoyo en el Congreso bicameral.

La ambientalista ex ministra de Medio Ambiente Marina Silva tiene 11% de las intenciones de voto.

El domingo a las 21H00 locales, 00H00 GMT, tendrá lugar el tercer debate entre los candidatos con representación en las mediciones de intención de voto.

RIO DE JANEIRO (AFP)