in

Los disidentes cubanos: Marcelo Cano Rodríguez, Efrén Fernández Fernández y Regis Iglesias Ramírez llegaron a Madrid.

Tres disidentes cubanos arribaron el martes a Madrid, iniciando una segunda fase en el proceso de liberaciones de presos políticos expatriados a España en virtud del acuerdo alcanzado entre La Habana y la Iglesia Católica de la isla.

Marcelo Cano Rodríguez (c), uno de los tres nuevos presos políticos cubanos, del grupo de 75 disidentes detenidos en la oleada represiva de la "Primavera Negra" del 2003 saluda a familiares y amigos a su llegada al hotel de Móstoles en el que convivirá con otros presos cubanos. J.L. Pino / EFE Read more: http://www.elnuevoherald.com/2010/08/17/784358/nuevo-grupo-de-disidentes-cubanos.html#ixzz0wsIXBpbt

Los disidentes excarcelados, que aterrizaron en la capital española acompañados de unos 15 familiares, son Marcelo Cano Rodríguez, Efrén Fernández Fernández y Regis Iglesias Ramírez.

La Cruz Roja trasladó al grupo a un hotel de la localidad madrileña de Móstoles, donde vivirán temporalmente hasta resolver su situación legal.

Las familias de algunos de los primeros 20 disidentes que llegaron a España en julio y que permanecen alojados en el mismo hotel de Móstoles recibieron a sus compañeros entonando el himno nacional de Cuba, ondeando banderas cubanas y haciendo un gesto con la mano representando la letra «L» como símbolo de libertad.

«Me siento bien y agradezco al pueblo y al gobierno español la acogida y la hospitalidad», dijo Fernández. «Pero a la alegría se une la tristeza de haber sido desterrados de nuestra patria de una forma sutil».

Los tres liberados, que han pasado más de siete años en prisión tras ser condenados en Cuba a penas que oscilaban entre los 12 y los 18 años, son parte de la lista de seis disidentes cuya liberación fue anunciada por la Iglesia cubana el pasado viernes.

Los otros tres – Juan Carlos Herrera, Fabio Prieto y Juan Adolfo Fernández – llegarán a España en los próximos días, según informó el gobierno.

«El diálogo entre la Iglesia Católica y el régimen ha dado el fruto positivo de nuestras excarcelaciones, pero el diálogo debería ser más transparente y contar con la participación de toda la sociedad cubana», manifestó Iglesias.

«Creo que nuestra liberación responde a un periodo de necesidad del régimen para limpiar su imagen internacional», añadió.

Los disidentes explicaron que las múltiples apariciones públicas de Fidel Castro demuestran que no soplan vientos de cambio en la isla a corto ni a medio plazo y se mostraron decididos a mantener su lucha desde España.

«No creo que vaya a cambiar nada. Nosotros nos hemos visto obligados a salir y no estamos más cerca de la democracia», señaló Cano. «No hay una apertura y el régimen sólo está ganando tiempo, como demuestra la represión brutal que sigue sufriendo la disidencia en Cuba», puntualizó Fernández.

Con estas nuevas excarcelaciones, ya suman 23 los disidentes cubanos acogidos en España tras el compromiso del gobierno de Raúl Castro de liberar a 52 disidentes encarcelados. Los 23 aceptaron salir al país europeo con sus familias después de la excarcelación.

Todos los liberados forman parte del llamado «Grupo de los 75», arrestados y condenados en 2003 bajo cargos de recibir dinero y orientación de gobiernos extranjeros, en especial Estados Unidos, para socavar a la revolución.

Los primeros 20 disidentes llegaron a mediados de julio. Algunos permanecen en la capital española, pero las tres organizaciones sociales que se encargan de su acogida y manutención han comenzado ubicarlos en distintas ciudades del país.

Algunos han expresado su voluntad de emigrar a Estados Unidos. Es el caso de Arturo Pérez de Alejo, quien explicó que ya tiene su visa en regla para viajar a Miami a reunirse con su familia en un plazo de 15 días.

Por otro lado, hasta seis de los disidentes han contratado los servicios de un despacho de abogados para solicitar asilo político, ya que consideran que los delitos por los que fueron juzgados y condenados les convierten en presos de conciencia.

En principio, el gobierno español está ofreciendo a todos un estatus de protección internacional asistida, una figura que les permite acceder a permiso de residencia y trabajo en España, pero que no los reconoce como refugiados políticos.

Por JORGE SAINZ
The Associated Press

Vía ElNuevoHerald.com